jueves, 4 de diciembre de 2014

LA FIBROMIALGIA Y EL SINDROME DE ESTOCOLMO


Hay enfermos que no quieren curarse. Aunque parezca imposible, miles de pacientes no hacen nada por recuperar la salud en las mal llamadas enfermedades crónicas, entran en una espiral autodestructiva a base medicaciones masivas que acaban arrasando su organismo y su mente.
Hay personas que utilizan la enfermedad como coartada, se liberan de sus obligaciones laborales, sociales y familiares y se encierran en si mismas rodeándose de autocompasión y arrojando balones fuera cuando se trata de aceptar la propia responsabilidad, estos enfermos acaban estableciendo con sus dolencias una relación de amor-odio muy parecida a lo que se conoce como "síndrome de Estocolmo".
Los pacientes con cargas familiares inapelables, como madres trabajadoras que necesitan inexcusablemente su sueldo, personas sin ningún tipo de soporte económico o enfermos con hipotecas o deudas a largo plazo, no tienen más remedio que seguir adelante ante la dificultad de que el INSS les conceda una incapacidad, sobreviviendo a basa de bajas, o excedencias, pero muchos de los que consiguieron una pensión o se refugian en el seno de una familia protectora, arrojan la toalla y dejan de luchar por recuperar la salud y la autoestima. Admiro a las personas que luchan, que caen y se levantan, a las que jamás arrojan la toalla, a las que aceptan pero jamás se resignan; respeto a las que esperan que les salve la campana, pero deben entender que tienen el combate perdido.
Las enfermedades de sensibilidad central, no solo arrasan el cuerpo, también acaban enfermando el alma, y este es quizás el más terrible de sus efectos.

4 comentarios:

RESISTENCIA ANTIESPAÑOLA dijo...



No aceptaste la vergüenza.
Resististe.
Sacrificaste tu vida
por la Libertad, Justicia y Honor.





( Del Memorial en Honor a la Resistencia )

Itziar. dijo...

Vergüenza debia darte haber escrito eso, soy enferma de fibromialgia, trabajo en un supermercado desde hace muchos años, la fibromialgia la tengo diagnosticada no hace muchos, pero los sintomas los llevo con migo desde hace tanto que ni me acuerdo. He luchado, trabajado, criado a mi hija, llevado mi casa, todo con un misero sueldo que jamas ha llegado a 1000€ y sufriendo dolores cada día que no sabia de donde venian. Sí, he cargado mucho peso y he pasado horas de pie, pero por eso sólo no podía ser, y asi hasta hoy, que estoy de baja, cobrando menos de 700€, con hipoteca, prestamos, deudas, mi marido no trabaja, mi hija vive con migo y con su pequeña, se la acaba el trabajo también, y aún así no puedo volver al trabajo, porque no soy capaz de hacer una cama en mi casa sin parar 20 veces. Que voy a hacer en el trabajo, pues darle mas trabajo a mis compañeras, porque yo, desgraciadamente ya no puedo, y porque sino rindo en casa, evidentemente menos alli, porque en casa sino puedo no hago o me paro siempre que lo necesite. No quiero curarme? Hago todo lo que puedo y mas para intentar estar mejor, a veces funciona y otras no, a veces me desespero y lloro y otras grito de rabia. No soy una vaga, no tengo fuerzas para jugar con mi nieta, y eso es triste. No quiero vivir de la caridad, ni del INNS, pero si ha de ser así, así será. Yo no pedí estar enferma, y si ud. sabe de una cura diganos, estaremos encantad@s de curarnos y poder saltar y correr. Por cierto no se si le dije, tengo 50 años y mucha vida por delante, aunque hay dias que sufro tantos dolores, cansancio, estrés, ansiedad que preferiria que no me quedara tanto. Un saludo de una trabajadora enferma, de baja, pero nunca vaga.

Unknown dijo...

No ah pensado mi señora, que su ansiedad y stress son la causa de su fibromialgia? Tiene un esposo que no aporta, una hija que no debería ya estar en casa y cientos de conflictos emocionales más y muy variados. Lo que el post habla es de a veces el inconsciente se manifiesta en el cuerpo. El síndrome de Estocolmo es inconsciente, no a proposito

jjulio dijo...


Me parce que de etica vas un poco "justito". Haces daño a los miles y miles de enfermos que padecemos esta enfermedad y que nos desesperamos en nuestros trabajos por sobrevivir. Habrá sinverguenzas y neuroticos/as con estas patologias...igual que los hay en cualquier sector o patologia del mundo. Pero no puedes dar a entender, aunque no lo digas claramente, que somos un conjunto de histericos/as que cronificamos a proposito nuestro sufrimiento. Es casi nazi frivolizar con nuestros padecimientos, ya bastante basura mental y psiquica arrastramos. Mal, mal; por favor, rectifica.